sábado, 14 de diciembre de 2013

Turrón de yema tostada

Dentro de poco entraremos de lleno en la época de reuniones con los amigos, cenas familiares, comidas de las que piensas que solo vas a poder salir rodando, etc... Por supuesto, en esas ocasiones, si eres el invitado no está de más llevar algún postre que hayas preparado con todo el amor del mundo y, si son típicos de esta época, mejor que mejor.

En los pocos ratos libres que he tenido últimamente me he dedicado a buscar recetas navideñas que fuesen sencillas que resultonas. Al final he acabado investigando sobre como hacer turrones -uno de los manjares más típicos de la Navidad- y, como en mi casa solemos consumir turrón de yema tostada en cantidades industriales, pensé que sería buena idea hacer el mio propio que seguro que estará mejor que los industriales.


Para mi asombro resultó ser una receta sencillísima y que estará lista en menos de 20 minutos -aunque después tenga que reposar al menos 2 días-.


Vais a necesitar (cantidad para 2 turrones pequeñitos/1 grandote):

250g almendra molida -es mejor si la preparas tu misma pero vale perfectamente la que viene ya envasada-
250g azúcar
4 yemas de huevo M
media cucharada de esencia de vainilla
50ml agua

Lo primero que haremos será separar nuestras yemas de los huevos y lo juntamos en un cazo con el azúcar, la vainilla y el agua. Lo tenemos a fuego bajo durante 5 minutos sin dejar de remover.
A continuación, apartamos la mezcla del fuego y añadimos la almendra molida. Lo volvemos a poner al fuego y, sin dejar de remover, lo mantenemos durante 10 minutos.

El siguiente paso será preparar nuestros moldes -yo usé unos tuppers, puedes usar cartones de leche cortados por la mitad... lo que se te ocurra-. Para ello, forramos el fondo con papel de hornear, echamos la masa y tapamos papel de hornear. Tendremos que colocar peso encima de nuestro turrón para conseguir que tenga la forma perfecta.

Lo dejamos reposar durante 2 días -sí estás muy apurado puede valer un día solo-.

Desmoldamos nuestro turrón y, por encima, extendemos una fina capa de crema de yema que habremos preparado anteriormente -1 yema de huevo y dos cucharadas de azúcar-. Por encima, lo espolvorearemos con más azúcar.

Llegados a este punto solo nos queda tostar la yema de por encima. Para ello necesitaremos un soplete -como los que se usan para hacer crema catalana-.

y... ¡Voilá!
Ya tenemos nuestro fantástico turrón de yema tostada, perfecto para esta época navideña.



Espero que os haya gustado. ¡Hasta la próxima!
Besos.


viernes, 22 de noviembre de 2013

Bizcocho jugoso de manzana y canela

Hoy os traigo una receta que llevaba meses rondando en mi cabeza, especialmente porque la madre de uno de mis amigos la hace muchas veces. Nunca me había atrevido a prepararla pero después del fracaso de ayer con el intento de hacer profiteroles me decidí por hacer este... ¡¡Bizcocho de manzana y canela!!


¿Qué se puede decir de este bizcocho? Es jugoso, esponjoso, ligero, es fácil de hacer, tiene un sabor espectacular, etc, etc... si alguien es capaz de ponerle una pega, por favor, que me lo diga porque yo no se la encuentro y eso que no he mencionado el olor tan delicioso que tiene, especialmente durante el horneado.


Como ya he dicho, es muy fácil de prepararlo, por lo que solo tardaréis una hora -a no ser que os lo toméis con especial tranquilidad, claro-. Para hacerlo vais a necesitar:

Para el bizcocho:
3 manzanas de la variedad que prefiráis -yo usé Golden-
3 huevos medianos
180g azúcar blanco
100 ml aceite de oliva suave
250g harina
1 sobre de levadura tipo Royal
1 y 1/2 cucharadita de canela

Para condimentar la manzana:
1 cucharadita de canela
2 cucharadas de azúcar

Para glasear el bizcocho:
25g mantequilla
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de canela

Lo primero que haremos será preparar dos manzanas. Para ello las lavamos, las pelamos y las rallaremos -también podéis cortarlas en daditos pero preferí que no se notase la manzana en el bizcocho-, las colocamos en un bol y mezclamos con la cucharadita de canela y las dos cucharadas de azúcar. Lo reservamos.

Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
A partir de aqui, lo primero que haremos será batir los huevos con el azúcar hasta conseguir que estén blanquitos y doblen su volumen. Agregamos el aceite poco a poco y seguimos batiendo. Lo siguiente será añadir a la mezcla la harina, la levadura y la canela previamente tamizada con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes. Cuando consigamos una masa homogénea añadimos las manzanas que habíamos reservado al principio y con ayuda de la espátula repartimos la manzana por toda la masa.

Ponemos la masa en un molde, que habremos preparado con mantequilla para que no se nos pegue el bizcocho, y colocaremos por encima gajos de la tercera manzana. Introducimos en el horno y horneamos durante 35 minutos.

Mientras, prepararemos una glasa para cubrir el bizcocho. Para ello, derretimos la mantequilla y la mezclamos con el azúcar y la canela.

Una vez que el bizcocho esté listo y cuando aún esté caliente pincelaremos la parte superior con la glasa que hemos preparado anteriormente y... ¡Listo! Ya tenemos nuestro delicioso bizcocho de manzana y canela.





Espero que os haya gustado este bizcocho. Yo creo que a partir de ahora se convertirá en uno de los imprescindibles y si alguno se atreve a probar ya me contará que tal le salio.

¡Besos!

jueves, 14 de noviembre de 2013

Magdalenas ULTRA esponjosas

Hoy os traigo una receta de la que estoy MUY orgullosa y, de hecho, estoy casi segura de que después de enseñaros esta receta puedo confirmar que vais a quererme con locura. Se trata de... ¡¡MAGDALENAS!!


Sí, ya se que ahora mismo estaréis pensando que estoy loca, que las magdalenas no son nada especial, etc... pero después de hacer estas magdalenas cambiaréis de opinión de inmediato. Son súper esponjosas, ligeras y, sobre todo, deliciosas. Además, solo tardaréis media hora en prepararlas así que si estáis en un apuro siempre podréis recurrir a ellas.


Los ingredientes que vais a necesitar son:

- 4 huevos
- 250g azúcar
- 100ml aceite de oliva suave
- 200g harina
- 1 sobre de levadura tipo Royal
- ralladura de limón, pepitas de chocolate o lo que más queráis

Antes de nada precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Primero batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su tamaño y se pongan muy esponjosos y blanquitos. Poco a poco, mientras batimos los huevos, añadimos el aceite. El siguiente paso será añadir la harina y la levadura tamizada y lo integramos en la masa con movimientos envolventes.
Será el momento de añadir a la masa, si lo deseamos, ralladura de limón o pepitas de chocolate, por ejemplo.

Repartimos la masa entre las cápsulas, espolvoreamos azúcar por encima y horneamos durante 20 minutos.
Una vez hechos los sacamos del horno y dejamos enfriar encima de una rejilla y... ¡Voilá!



Espero que probéis está receta y me digáis que tal os salió.
¡Besos!

P.D: sé que no me han subido mucho pero no he sido capaz de conseguir que lo hiciesen. Si alguna vez lo consigo os lo haré saber...¡Prometido!