domingo, 28 de abril de 2013

Batido de vainilla

Hola!!

Hoy, para alegraros un poco el domingo, os voy a dar una idea muy fácil para merendar o para tomar a la hora que queráis por el simple hecho de estar muy rico -yo de hecho lo estoy cenando-. Se trata de un Batido de Vainilla.

Estoy segura de que todos nos hemos rendido alguna vez ante el sabor de un refrescante batido de vainilla pero pocas veces nos hemos atrevido a preparar uno en nuestra casa pensando que su elaboración podría ser complicada. Sin embargo, disfrutar de esta bebida tan dulce en la comodidad de nuestro sofá no es nada del otro mundo. Para ello vas a necesitar (cantidades para un vaso):

Dos bolas de Helado de Vainilla aprox. -yo utilicé un helado de la marca Carte d'Or, pero puedes usar el de la marca que más te guste-.
Leche  -preferiblemente entera-
2 cucharaditas de Azúcar avainillado
Canela molida

Siento deciros que hablar de cantidades en esta receta es bastante complicado ya que depende un poco de gustos y del helado que elijáis.

Para la elaboración del batido solo tendrás que poner en el vaso (si lo haces en una batidora de vaso) las dos bolas de helado, un chorrito de leche y dos cucharadas de azúcar avainillado. Lo bates bien y, dependiendo de la espesura que desees le vas añadiendo leche hasta que estés satisfecho con el resultado.

A la hora de servirlo, espolvorea un poco de canela molida por encima ya que le da un toque que, personalmente, me gusta mucho. 

Y... ¡listo! 


Ya ves que es muy fácil y rápido así que si tienes una tarrina de helado en el congelador, ¡ya sabes que hacer con ella!

jueves, 25 de abril de 2013

Cupcakes de Chocolate

Buenos días!! 

Hoy para mi es un día muy señalado ya que, por fin, he conseguido hacer mis primeros Cupcakes y, como no podía ser de otra manera... ¡son de chocolate!




La verdad es que desde que comenzó la emisión del programa de televisión de Alma Obregón, "Cupcake Maniacs", he estado buscando un hueco de mi vida de estudiante para hacer esta pequeña delicia pero por una cosa y otra lo iba posponiendo.. ¡hasta hoy!

Aunque se que está mal que yo lo diga están increíbles. No solo por su esponjosidad y jugosidad, si no porque el bizcocho es muy ligero y si pruebas uno no puedes parar de engullirlos. Sin embargo, tengo que admitir que la Buttercream (hice una Buttercream de chocolate blanco como la que utilicé en mi primera Layer Cake) es bastante dulzona.


Voy a dejar enrollarme y vamos al lío.

Para hacer estos Cupcakes vais a necesitar (por orden de uso):

100g azúcar moreno
50ml aceite de oliva
2 huevos medianos
90g harina de repostería -sin levadura-
20g cacao en polvo
1 cucharada de levadura
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
60ml leche -yo use desnatada pero no se hasta que punto puede cambiar usar una leche u otra-

Antes de ponernos a hacer la masa, calentamos el horno a 180º arriba y abajo.
Lo primero que haremos será mezclar el azúcar con el aceite. El siguiente paso será añadir los huevos uno a uno, integrándolo a la masa antes de echar el siguiente. Una vez que esté bien integrado añadimos el cacao, la harina y la levadura previamente tamizados y, por último, la leche y la esencia de vainilla.

Para esta receta no hace falta usar batidora así que podéis hacerlo a mano y, tranquilas, no necesitaréis tener un brazo tipo Hulk.

Una vez tengamos lista la masa rellenamos las cápsulas que habremos colocado en nuestro molde -yo aun no tengo el mío- hasta más o menos la mitad y los introducimos en el horno.

Mientras tanto, podemos preparar nuestra Buttercream. Os recuerdo los ingredientes de la receta para la cantidad que necesitareis aproximadamente para cubrir los Cupcakes -solo tenéis que batirlo todo junto hasta que se forme una crema-:

100g mantequilla
100g azúcar glacé
60g chocolate blanco -que previamente habremos derretido al baño maría o en el microondas-
1/2 cucharada de esencia de vainilla
1/2 cucharada de leche

Una vez que los Cupcakes estén hechos, los sacáis del horno y los dejáis enfriar. 


Una vez fríos podéis empezar a cubrirlo con la Buttercream ayudándoos de una manga pastelera.

y... ¡Listos! 



Espero que os haya gustado, me despido hasta la siguiente receta.
Un beso!

domingo, 21 de abril de 2013

Layer cake de chocolate, frambuesa y chocolate blanco

Buenos días!!

Después de una semana teniendo el Blog un poco abandonado -me quitaron las muelas del juicio-, vuelvo para enseñaros una receta muy especial por dos razones; primero, porque la hice para el cumpleaños de una muy buena amiga, y segundo, porque es mi primera "Layer Cake".

Una Layer cake es una tarta dividida en capas que se suele rellenar ya sea con mermelada, crema de mantequilla... y luego cubierta con otro tipo de crema, aunque también se puede dejar sin cubrir. 
Hacía mucho que quería hacer una pero por una cosa u otra nunca la hice, además de porque me daba un poco de miedo como pudiera salir. Sin embargo, aunque es un postre laborioso, el resultado es espectacular.

El resultado final es este:


Una tarta de chocolate, con relleno de crema de frambuesa y cubierto de chocolate blanco. Advierto que es una ¡BOMBA! Llena muchísimo, por lo que con un trocito llega de sobra pero el sabor es muy bueno.

Para hacerla vaís a necesitar:

Para el bizcocho (20 cm):


300g mantequilla a temperatura ambiente

300g azúcar (moreno o blanco)
50g cacao en polvo
160g harina de repostería
4 huevos medianos
1 sobre de levadura tipo Royal

Para el relleno:

200g mantequilla a temperatura medio ambiente
200g azúcar glacé
1 cucharada de frambuesa en pasta o, en su defecto, esencia de frambuesa.

Para la cobertura:

300g de mantequilla a temperatura ambiente
300g azúcar glacé
180g chocolate blanco
1 cucharada de leche
1 cucharadita de esencia de vainilla

Para hacer el bizcocho, antes de nada, precalentais el horno a 180º con calor arriba y abajo. Lo primero que haremos entonces será mezclar la mantequilla con el azúcar. Una vez que esté bien mezclado, añadimos los huevos y volvemos a mezclarlo todo bien. Por último añadimos, bien tamizados, la harina, el cacao en polvo y el sobre de levadura y batimos hasta tener un mezcla homogénea. 

Cuando lo hayamos conseguido, vertemos la masa en un molde (yo usé uno de 20 cm) previamente engrasado con mantequilla y lo introducimos en el horno. Tardará más o menos 40 o 50 minutos en estar listo (para comprobarlo lo pincháis y si sale limpio es que está echo -lo de siempre-).

Una vez fuera, dejamos que se enfríe y lo cortamos por la mitad, como en la foto. Yo tuve que usar un cuchillo pero hay herramientas que podéis conseguir en cualquier tienda especializada para que el corte os salga perfecto.
Podéis entonces echar por encima un poco de almíbar (misma cantidad de agua y azúcar al fuego hasta que el azúcar se disuelva y, cuando lo saquemos del fuego, añadimos media cucharada de frambuesa en pasta).


El siguiente paso será cubrirlo con el relleno. Para prepararlo mezclamos la mantequilla con azúcar glacé previamente tamizado. Os advierto que al principio la mantequilla formará pequeñas bolitas pero pasados unos minutos mezclando con batidora (¡muy importate!), adquirirá una textura muy cremosa. Entonces, añadiréis la frambuesa en pasta y mezclamos un par de minutos más.



Ponemos la otra mitad del bizcocho encima y echamos un poco de relleno que nos sobre por fuera. Así no se nos llenará todo de miguitas cuando vayamos a cubrir la tarta. Introducimos la tarta en el frigorífico por la parte menos fría, que suele ser arriba del todo, durante 30 minutos.


Mientras tanto, aprovechamos para preparar la cobertura. Primero, derretimos el chocolate en el micro o al baño maría y dejamos que se enfríe. Mientras tanto, ponemos en un bol la mantequilla, el azúcar glacé tamizado, la cucharadita de esencia de vainilla y la cucharada de leche y batimos hasta obtener una crema muy suave. Entonces, añadiremos el chocolate blanco derretido (que no esté caliente) y volvemos a mezclarlo todo hasta que esté bien integrado. La foto nos muestra el resultado final.


Por último, solo nos queda cubrir la tarta con el chocolate blanco. Podemos preocuparnos de dejar la superficie de la tarta plana o bien con un poco de textura, eso dependerá de vosotros.


y ¡voilá!

Podemos decorarla como queramos. Yo le puse una felicitación con letras de chocolate ya que la hice para el cumpleaños de una amiga pero podéis hacer lo que más os apetezca.


Espero que os haya gustado y, aunque sé que es bastante laboriosa, si alguno se atreve a hacer su versión de una layer cake, que me cuente!

Un beso!

miércoles, 10 de abril de 2013

Smoothie de Fresa

Buenos días!!

Hoy os traigo un pequeño experimento "express"... Un Smoothie de Fresa!



Resulta que había comprado fresas hace poco (mi madre se alegrará de saberlo) y me quedaban por comer seis. No tenía más Nutella para acompañarlas y solas no me apetecían, por lo que decidí hacer un batido o Smoothie.

Sin embargo, como estamos en plena "Operación Bikini" me parecía buena idea proponeros algo un poco más sano y que no fuese acompañado de un bote de azúcar por lo que os puedo asegurar que este smoothie no tiene absolutamente NADA de azúcar... bueno, para decorar es verdad que usé azúcar pero eso ya solo depende de vosotr@s.






Para esta deliciosa bebida vais a necesitar:

Fresas -cinco por ración, mas o menos-
Un yogur Vitalinea cremoso edulcorado
Un "chorrito" de edulcorante
Media cucharada de esencia de vainilla
4 hojas de hierbabuena

Las cantidades que os propongo son las destinadas a un vaso de smoothie. Por lo tanto, si queréis hacer smoothie para dos personas doblareis las cantidades, para tres triplicáis, etc, etc... no es complicado.

Lo único que tendréis que hacer para conseguir esta refrescante bebida es meterlo todo en una licuadora y... ¡mezclar!


El resultado es impresionante, os lo aseguro. Si queréis que sea más líquida, con que le echéis un poco de leche lo conseguiréis. Aseguraos de que esté bien fresquito.

Espero que os haya gustado y si alguno intenta llevar a cabo la receta ya me dirá cuales son sus impresiones.

Un beso!

domingo, 7 de abril de 2013

Mini Napolitanas

Después de un día sin internet, ¡por fin he conseguido subir otra receta al Blog!

Hoy os voy a enseñar a hacer unas sencillas Napolitanas de chocolate.



Para esta receta vais a necesitar:





Una plancha de masa de hojaldre -en este caso usé de la marca Casa Tarradellas pero os aconsejo que uséis de la marca Hacendado-.
Nutella -la cantidad dependerá de vosotros-.
Azúcar Glass






Para la decoración, lo cual es realmente optativo, necesitareis:

Fideos de chocolate
Almíbar de Vainilla 

¡Al lío!

Lo primero que haremos será estirar nuestra masa de hojaldre en la encimera, marcar la mitad y cortarla (os explicaré más adelante el porqué pero este paso es totalmente optativo y dependerá de como os gusten las napolitanas).




Una vez hayamos cortado la masa espolvoreamos azúcar glass por todos los lados de las planchas de hojaldre y lo esparcimos con la mano (bien limpias, por cierto).


Ahora, ponemos una de las planchas encima de la otra y lo estiramos un poco con el rodillo. He juntado las dos mitades de la plancha porque quería hacer las napolitanas un poco más gorditas y, ademas, por el "plus" de que me gusta mucho el hojaldre. Sin embargo, salen perfectas con solo una capa de hojaldre así que haced lo que prefiráis. 


El siguiente paso será untar una tira de Nutella (también sirve la Nocilla o cualquier crema de chocolate de este tipo) por la mitad de nuestra plancha. No os preocupéis por pasaros con el chocolate. Yo, de hecho, pienso que nunca tendrá el suficiente... Una vez hayáis acabado con la Nutella nos comemos una cucharada y nos damos un pequeño homenaje por lo bien que nos van a salir estas napolitanas (yo os puedo asegurar que no pude resistirme).



Para montar lo que serán las Napolitanas doblamos, como en la foto, uno de los extremos de la masa para que cubra la tira de Nutella y, después el otro lado por encima, como en la otra foto, obteniendo así una tira.





Llegados a este punto solo tendremos que cortar nuestras mini napolitanas y colocarlas sobre una bandeja de horno que habremos cubierto con papel para hornear y, por supuesto, introducir la bandeja en el horno. 

El horno lo habremos precalentado a 180º con calor arriba y abajo. Las Napolitanas tardarán más o menos 20 minutos en hacerse pero, como cada horno es un mundo, lo mejor es que les echéis un vistazo cada cinco minutos para ver como van y lo doraditas que se van poniendo, sobre todo la primera vez que os aventuréis a hacerlas.


Mientras se hacen las napolitanas, podéis preparar el almíbar de vainilla que nos ayudará a que se peguen los fideos de chocolate a la napolitana. Para ello mezcláis en un cazo la misma cantidad de agua y azúcar y una cucharadita de esencia de vainilla y lo calentáis sin parar de remover hasta que se haya disuelto por completo el azúcar. Una vez conseguido, separáis el cazo del fuego y esperáis a que se enfríe un poco.

Cuando saquéis las Napolitanas del horno, lo más probable es que se os hayan abierto un poco pero que no cunda el pánico ya que podéis aplastarlas un  poco con la mano para "cerrarlas". Por supuesto, pensad que acabáis de sacarlas del horno así que, por favor, ¡no os queméis! y esperad a que se enfríen un poco.


El siguiente paso será decorar nuestras Napolitanas con el almíbar y los fideos de chocolate. Será tan fácil como untar un poco de almíbar con una brocha de cocina o con una cucharilla por encima de la napolitana y echar por encima los fideos de chocolate y... ¡voilá! ya tenemos nuestras deliciosas mini napolitanas.


Esta receta siempre será fantástica para quedar como una gran anfitriona ya sea para un desayuno o una merienda cualquier día del año. Así que animaos y ya me contaréis...

Un beso!




miércoles, 3 de abril de 2013

Brownie de Chocolate


Hoy os voy a enseñar una receta fácil, rápida y con resultados impresionantes... ¡Un Brownie de chocolate! Una merienda perfecta para los más pequeños o para los mayores más golosos.

Lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de que tenemos todos los ingredientes:

200g chocolate -yo use una tableta Lindt 70% como la que veis en la foto-
200g mantequilla sin sal
4 huevos grandes
300g de azúcar -la cantidad de azucar dependerá un poco de la intensidad del chocolate que hayáis elegido y de vuestros gustos-
100g Harina de repostería SIN levadura. La cantidad va un poco a ojo yo use la mitad del vaso de harina de la foto


Lo primero que tendremos que hacer, después de poner a calentar el horno a 180º arriba y abajo, es derretir el chocolate con la mantequilla. Aunque es mejor hacerlo al baño maría, yo decidí hacerlo en el microondas a una baja potencia y echándole un ojo cada 30 ó 40 segundos, asegurándonos de que no se queme en ningún momento, hasta que quede bien fundido, como vemos en la foto.


Mientras se derrite el chocolate podemos aprovechar para mezclar los huevos con el azúcar hasta que esté bien integrado. Al tener tanto azúcar, en mi caso, no se llegó a mezclar del todo bien así que no os preocupéis si pensáis que es mucho azúcar porque al final tendrá un sabor espectacular.
Una vez tengamos el chocolate fundido, y después de dejar enfriar un poco, lo vertemos sobre la mezcla de huevo y azúcar y lo mezclamos bien.


Ahora añadimos el harina, un poco a ojo, a la mezcla. Siempre será mejor tamizarla a la hora de echar el harina ya que así evitamos que salgan esos odiosos grumos difíciles de integrar en la masa. Os tiene que quedar una masa con una textura semejante a la de la foto. Por favor, aunque sé que es muy complicado, intentad no caer en la tentación de meter el dedito en la masa porque os aseguró que si lo hacéis no podréis parar.
En este punto podéis añadir unas nueces -o galletas oreo, lacasitos... lo que se os ocurra- a la mezcla, con lo que conseguiréis un resultado magnifico. Yo no las tenía pero me quede con ganas de echarlas. Sin embargo, el resultado es bueno igual por lo que no tenéis que preocuparos.





Ahora, echamos la masa en un molde previamente engrasado con mantequilla y, para asegurarnos de que el brownie no se nos pegue al molde, podemos echar en el fondo un poco de harina y esparcirla por todo el molde. Otra opción, si no queremos que se nos quede blanco el bizcocho por culpa de la harina, es sustituirla por cola cao.


Por fin es el momento de meter la masa al horno, que habremos precalentado a 180º con calor arriba y abajo, aunque depende de cada horno, y esperaremos en torno a 30 o 40 minutos. De todas formas, para comprobar si está hecho por dentro podemos utilizar el truco, mundialmente conocido, de meter un palito en el bizcocho y, si sale manchado de masa es que aun está crudo. De todas formas, os tengo que decir que este brownie siempre estará más rico si no lo hacemos del todo ya que así conseguiremos que quede muy jugoso.

¡El resultado final será éste! Un brownie esponjoso y jugoso al que no podremos negarle un bocadito. Yo decidí decorarlo con azúcar glas y un poco de sirope de chocolate aunque con un poco de imaginación podéis idear miles de presentaciones fabulosas. Mi prima, por ejemplo, prefiere decorarlo con una fresa y un poco de Nutella por encima (tengo que decir que es una opción deliciosa).


 Y si lo que queréis es darle una sorpresa a vuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc... podéis meter cada trocito en una bolsita de plástico y atarla con un cordón como aparece en la foto, por ejemplo.


Os prometo que es una receta muy sencilla que no os quitará nada de tiempo. Ya me contaréis si algun@ la intenta llevar a cabo.

Un beso!

P.D: Hace poco hice un brownie con galletas OREO, ¡aquí la prueba gráfica!