sábado, 14 de diciembre de 2013

Turrón de yema tostada

Dentro de poco entraremos de lleno en la época de reuniones con los amigos, cenas familiares, comidas de las que piensas que solo vas a poder salir rodando, etc... Por supuesto, en esas ocasiones, si eres el invitado no está de más llevar algún postre que hayas preparado con todo el amor del mundo y, si son típicos de esta época, mejor que mejor.

En los pocos ratos libres que he tenido últimamente me he dedicado a buscar recetas navideñas que fuesen sencillas que resultonas. Al final he acabado investigando sobre como hacer turrones -uno de los manjares más típicos de la Navidad- y, como en mi casa solemos consumir turrón de yema tostada en cantidades industriales, pensé que sería buena idea hacer el mio propio que seguro que estará mejor que los industriales.


Para mi asombro resultó ser una receta sencillísima y que estará lista en menos de 20 minutos -aunque después tenga que reposar al menos 2 días-.


Vais a necesitar (cantidad para 2 turrones pequeñitos/1 grandote):

250g almendra molida -es mejor si la preparas tu misma pero vale perfectamente la que viene ya envasada-
250g azúcar
4 yemas de huevo M
media cucharada de esencia de vainilla
50ml agua

Lo primero que haremos será separar nuestras yemas de los huevos y lo juntamos en un cazo con el azúcar, la vainilla y el agua. Lo tenemos a fuego bajo durante 5 minutos sin dejar de remover.
A continuación, apartamos la mezcla del fuego y añadimos la almendra molida. Lo volvemos a poner al fuego y, sin dejar de remover, lo mantenemos durante 10 minutos.

El siguiente paso será preparar nuestros moldes -yo usé unos tuppers, puedes usar cartones de leche cortados por la mitad... lo que se te ocurra-. Para ello, forramos el fondo con papel de hornear, echamos la masa y tapamos papel de hornear. Tendremos que colocar peso encima de nuestro turrón para conseguir que tenga la forma perfecta.

Lo dejamos reposar durante 2 días -sí estás muy apurado puede valer un día solo-.

Desmoldamos nuestro turrón y, por encima, extendemos una fina capa de crema de yema que habremos preparado anteriormente -1 yema de huevo y dos cucharadas de azúcar-. Por encima, lo espolvorearemos con más azúcar.

Llegados a este punto solo nos queda tostar la yema de por encima. Para ello necesitaremos un soplete -como los que se usan para hacer crema catalana-.

y... ¡Voilá!
Ya tenemos nuestro fantástico turrón de yema tostada, perfecto para esta época navideña.



Espero que os haya gustado. ¡Hasta la próxima!
Besos.